martes, 17 de noviembre de 2009

Introducción. Tipos de diabetes y características

La diabetes es una enfermedad endocrina crónica debida a una deficiencia del metabolismo de los alimentos, especialmente de los azúcares y las féculas, provocada por la falta, total o parcial por defectos en la secreción, y/o defectos en la acción de la insulina. Esto causa, por tanto, la acumulación de ciertas sustancias causando perjuicios.

La insulina es una hormona producida por células especiales, llamadas células beta, en el páncreas. La insulina se necesita para movilizar el azúcar de la sangre (glucosa) hasta las células, donde se almacena y se utiliza después para obtener energía

Los valores normales de glucemia son: en ayunas 60-80 mg/100 ml; después de comer 110-140 mg/100 ml; entre comidas 80-120 mg/100ml. La superación de estos valores nos indica que existe una hiperglucemia.

La diabetes constituye un problema personal y de salud pública de enormes proporciones. Siendo una de las principales causas de invalidez y muerte prematura en la mayoría de los países desarrollados y es motivo de un importante deterioro en la calidad de vida de las personas afectadas.

La diabetes se clasifica principalmente en dos grupos: diabetes tipo I o insulinodependiente y diabetes tipo II o insulinoindependiente. Esta última se puede compensar con ejercicio físico, dieta y medicamentos distintos a la insulina. No obstante, se puede tratar con insulina en situaciones graves o por larga evolución de la enfermedad. Afecta a unos 4/5 del total de diabéticos, especialmente a personas ancianas y gruesas. La diabetes tipo I o insulinodependiente hay que tratarla con insulina desde el comienzo de la enfermedad.

La diabetes tipo I está caracterizada por la destrucción de la célula beta pancreática debida a un proceso autoinmune; esto lleva, habitualmente, a un déficit absoluto de insulina. En otros casos, desconocemos su etiología; en este caso hablamos de Diabetes Mellitus idiopática. Este tipo de diabetes puede ocurrir a cualquier edad, pero se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes. Es por ello que, a veces, se la denomina diabetes juvenil. Representa entre el 10-15% de los diabéticos

La diabetes tipo 2 es el resultado de la imposibilidad del cuerpo para usar correctamente la insulina producida por el páncreas, que habitualmente se acompaña de un déficit relativo de insulina. Casi siempre se presenta en adultos, sobre todo en mujeres, con sobrepeso. Representa el 70 % de la diabetes.

Hay dos tipos más de diabetes: la diabetes gestacional y la diabetes secundaria a otras condiciones variadas que consisten básicamente en formas específicas, genéticas de diabetes, o diabetes asociada con otras enfermedades o el uso de fármacos. Entre las más comunes están las enfermedades del páncreas (pancreatitis, acromegalia, etc.) y el uso de corticoides en algunos tratamientos. La diabetes gestacional consiste en la presencia de altos niveles de glucemia que se desarrolla en cualquier momento durante el embarazo en una mujer que no tiene diabetes.

Aunque hagamos esta clasificación de la diabetes, siempre se presentan tipos de diabetes con características intermedias o cruzadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada